#VozDelLector: Pobreza en “Manizales AM”

Pobreza en “Manizales AM”
Señor director:

El pasado 21 de mayo, Juan J. Gaviria S. -No volvimos a tener el asterisco con la identificación de los columnistas-, hace un sesudo análisis con parámetros, cruce de indicadores, percentiles, etc., definiendo la “pobreza” en conceptos claves: Línea de pobreza, pobreza monetaria, pobreza multidimensional, pobreza extrema, todos aterradores para quien los sufre, consciente de que nunca ha estado, ni posiblemente estará, cerca de disponer del dinero suficiente para procurarse siquiera una de esas dos cosas que resumirían su supervivencia: a- El costo de una canasta  mínima de alimentos y b- El costo de una canasta básica de, incluidos los alimentos, unos “bienes y servicios” (vivienda, agua, luz, vestido, salud, educación, seguridad, justicia, recreación…y, pare de contar) y que, a propósito, todos son: ¡Derechos constitucionales!. Asistimos a todo un análisis con cifras concretas: $389.370 – $137.890 – $1.500.000 – $375.000 -, en el que cada una con sutiles diferencias, representa los ingresos que caracterizan algún tipo de “proximidad con la línea de pobreza”… ¿No serán más bien, niveles de miseria?
Resumamos: Todo se condensa en dos indicadores que el columnista califica con cierto júbilo como que “Manizales AM, es la primera ciudad con menores índices…”. ¿La menos pobre?. ¿Por qué, en un mundo de miseria y dentro de los límites precarios y penosos de una “franja de pobreza -extrema y monetaria-”, es menos pobre el que está -teóricamente- “mejor posicionado”? -¡Consuelo de tontos!.
Pongámosle a esto, sentido de realidad usando mi ejemplo personal: Soy un pensionado que está, por fortuna, encima de la línea de pobreza aunque cada vez más cerca, habida cuenta del hecho de que las pensiones tuvieron un incremento del 1,61%, equivalente a menos de la mitad (46%) del 3,5% del incremento del salario mínimo; carezco de reajustes especiales, ingresos adicionales o bienes rentables de capital, como los de los ricos…
Si mis finanzas se han resentido por ese 30% de incremento en el costo de lo necesario, ¿cómo será el totazo para quien debe asumir ese costo, suprimiendo, para él y los suyos, una ración de la ya escasa, comida diaria? Eso, no hay indicador que lo mida y que a mi entender, es el que expresa qué tan drástica es la pobreza, la carencia, la imposibilidad de morigerar o retrasar el espectro del hambre, amén del de la escasez de unos “bienes y servicios” sólo útiles para morir de hambre con cierta comodidad.
Cuéntenle a esas personas el cuento de que “Manizales AM se ubicó como la 1ª ciudad con menor índice de pobreza monetaria (32,4%) y de pobreza extrema (7,9%) en el país”, para que se les “alegre el día”.
Esquirla: Aparte del enojoso tema, celebro particularmente el retorno de Jorge Alberto Gutiérrez J., a quien extrañaba, con su don para dotar de elevado nivel el debate en las páginas de nuestro periódico de casa.
Jaime H González Gómez

Fecha de publicación: 17 de junio del 2021

Conoce la versión digital de la publicación

17 junio, 2021