#NosDestacanLosMedios: Hay que aceitar la maquinaria para generar más empleo, asegura director Nacional del DANE, Juan Daniel Oviedo

Como en un avión. Así hay que observar las regiones y sus acciones, para ver qué bombillos se van prendiendo, de acuerdo con las estrategias particulares que se apliquen para impulsar el empleo y la reactivación económica.

El ejemplo lo dio el director del Departamento Nacional de Estadística (DANE), Juan Daniel Oviedo, durante su visita a Manizales para participar en el informe de Calidad de Vida 2020 del programa Manizales Cómo Vamos.

En diálogo con LA PATRIA, el funcionario invitó a la ciudad, para que por medio de esa triada del sector público, gremios y la academia se genere conciencia y se encuentren soluciones particulares para Manizales.

El director resaltó que el DANE le entregó al alcalde de Manizales cerca 270 análisis, con la información más actualizada para la capital y el departamento. “Es importante convertir esos reportes en los bombillos del avión para saber cuáles alumbran y cuáles no y definir una senda de reactivación que permita que Caldas y, sobre todo, Manizales construya sobre sus potenciales y no busque salidas inmediatistas a la recuperación de empleo, que no necesariamente le van a generar retornos en el mediano y largo plazo a la ciudad”, planteó.

Recuperación no será igual

Oviedo recordó que, aunque la pandemia afectó a todas las ciudades por igual, la recuperación no va a ser igual para todas. “Necesitamos que una vez visto lo que nos quedó en cada ciudad, apalanquemos sobre los potenciales en forma diferencial para cada ciudad”.

Precisó que este es el compromiso del DANE con las entregas territoriales continuas que están haciendo. “Lograr que se utilicen las cifras para entender los diagnósticos y construir acciones propias para cada ciudad y no esperar una solución nacional al problema del empleo, que será difícil de construir. Las ciudades son países distintos dentro de una Colombia que las aloja en su geografía nacional”.

Recuperación más lenta

El reporte del DANE evidenció que Manizales llegó entre abril y junio del 2020 a tasas de desempleo del 25,6%, unas 51 mil personas sin empleo. Hoy esa tasa, igualmente entre abril y junio, es del 16,4%, con unas 33 mil personas sin empleo, 18 mil menos que en el 2020.

Sin embargo, si las comparaciones se hacen con el 2019, se evidencia que para ese año la tasa de desempleo fue solo el 10,4%, igual a unas 22 mil personas sin empleo, es decir unas 11 mil menos que hoy en día.

Por esta razón, Oviedo reconoció que aunque se ha reducido la tasa de desempleo, no se ha dado a la misma velocidad que en otras regiones del país. Por el contrario, se ha generado un estancamiento laboral, producto del freno de sectores como el educativo, y el desarrollo que este le genera a otras actividades como restaurantes, bares y servicios.

Menos informalidad

Otro aspecto positivo que hoy tiene Manizales es la menor informalidad, que es la más baja de Colombia, con una tasa del 38,8%, lo que demuestra que genera más empleo en actividades como salud, educación, servicio profesionales, servicios científicos y centros de contacto, vitales para el empleo joven, lo que muestra que, estructuralmente, este indicador siempre estará por debajo que la del resto de ciudades del país.

“La pandemia puso esto en puntos suspensivos, pero no lo borró del mapa completamente. De lo que se trata es que, si reconocemos que las estadísticas nos están diciendo que se depende de ciertas actividades, lo que hay que hacer es desarrollar actividades específicas que permitan aceitar la maquinaria y generar empleo, que es la falla que hoy tiene Manizales, porque en términos de formalidad, la pandemia no ha destruido la estructura del mercado laboral que tiene”.

 

¿Y la salud mental?

En medio de la actual situación, el director del DANE invitó a las autoridades locales a revisar la salud mental en la ciudad, como quiera que en informes como el de Pulso Social, Manizales reportó los mayores niveles de conflictividad y discusiones entre los miembros del hogar, ubicándose en la quinta región del país, con una tasa del 13,1%, después de Pereira (18,6%), Ibagué (16,5%), Tunja (13,9%) y Villavicencio (13,2%). También reportó casi cuatro veces más prevalencia del uso de bebidas alcohólicas como mecanismo para solucionar los problemas dentro del hogar.

 

Pesimismo en los hogares

El director del DANE aseguró que el pesimismo hoy persiste en los diferentes hogares del país. Sin embargo, destacó que en Manizales es de los más bajos, cercano al 50% (49,8%). La parte compleja es la visión que se contempla en 12 meses, donde el 44,6% ve la situación económica entre peor y mucho peor. Esto a pesar de que hoy solo el 7% indica que no tiene ingresos, un menor deterioro en el hogar frente a una tasa del 41,4% en Sincelejo, por ejemplo.

 

En frases

“No solo podemos quedarnos con los indicadores de desempleo o pobreza, por ejemplo. La pandemia nos ha llevado a reconocer que hay unas dimensiones muy importantes de convivencia que requieren ser tenidas en cuenta para poder evaluar el bienestar y el desarrollo urbano de una ciudad tan próspera como Manizales”.

“Calidad de vida no son solo cosas materiales, también son de percepciones y expectativas de lo que queremos en el futuro de la ciudad y del país”.

“La pandemia llegó y nos arrasó, pero también nos hizo ver fortalezas y debilidades para lograr un crecimiento de mediano plazo y potencial de la economía, con una senda más estable que la que teníamos antes”.

 

Mejor que otras ciudades

Si bien las 23 principales ciudades del país han registrado las mayores afectaciones económicas y sociales por cuenta de pandemia, al convertirse en un fenómeno con mayor efecto urbano, en términos relativos a Manizales le ha ido mejor que al resto de ciudades del país. Así lo afirmó el director del DANE al resaltar que, aunque la región tuvo un deterioro en el mercado mercado laboral, donde perdió cerca de 20 mil puestos de trabajo, se encuentra en un proceso de recuperación y disminución de esos niveles que se tuvieron al principio de la pandemia.

 

Logros en el Eje

1. La dinámica común, donde el impacto del sector agropecuario ha sido positivo y ha permitido un mejor desempeño en términos relativos, que el resto de departamentos y ciudades capitales del país.

2. En Caldas es visible la fortaleza manufacturera, concentrado en la elaboración de alimentos.

3. Manizales, en comparación con Armenia y Pereira, tiene una fuerza laboral mejor y más educada, lo que permite que pueda responder más fácil a demandas de empresas del sector de servicios profesionales, caso los centros de contacto y BPO (Business process outsourcing) o tercerización de procesos.

4. El protagonismo que retomó la caficultura, por lo que es otro motor de reactivación para impulsar la economía, el consumo nacional e impulsar productos transformados a base de café para fortalecer una cadena agroindustrial.

5. El potencial de Manizales es su capital humano, con una población joven, más y mejor formada que el promedio de las 23 ciudades, lo que puede ser una vía o una opción para el desarrollo mucho más acelerado de la ciudad.

Conoce aquí la versión digital de la noticia

22 agosto, 2021