#NosDestacanLosMedios: El Tiempo, Preocupación en Manizales por el desempleo y los problemas de salud mental

Manizales Cómo Vamos (MCV) presentó los resultados del Informe de Calidad de Vida 2020, en el que reflejan las principales cifras y conclusiones de cómo vivieron los manizaleños en medio de la pandemia.

Los datos exponen la retadora situación en términos de salud mental, desempleo y la alta tasa de envejecimiento en la capital de Caldas.

Entre las cifras presentadas llama la atención la incidencia de la pobreza monetaria, que aumentó en un 57 por ciento, y la pobreza extrema, que subió un 316 por ciento. Además, entre 2019 y 2020, la clase media bajó un 8,7 por ciento.

Pese a este dato, aún con el aumento, la ciudad sigue siendo la de menor incidencia de pobreza en el país, según el mismo estudio.

Esto demuestra que la ciudad fue una de las capitales en donde más se recrudeció la pobreza y a donde llegó con mayor intensidad a causa de la pandemia. De cada tres manizaleños del área metropolitana, uno tiene pobreza monetaria, lo que preocupa. Pese a eso, la posición relativa es positiva”, señaló el director de MCV, Daniel Hurtado.

Otro dato preocupante del informe es que Manizales es la segunda ciudad con la más alta tasa de suicidios del país, a lo que se suman los altos índices de consumo de drogas en adolescentes que informó recientemente el Observatorio de Drogas y la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas.

Para Felipe Agudelo, del colectivo de psiquiatras de Manizales, los altos índices de consumo de drogas y alcohol, y las lesiones autoinfligidas son ‘la punta del iceberg’.

“Caldas puntea en todos estos aspectos, lo que permite ver que tienen cierta relación, pero son solo lo que se ve. Debajo de ellos hay alteraciones comportamentales, condiciones sociales y fenómenos culturales que afectan la calidad de vida y que hacen que estos se conviertan en problemas de salud pública”, señaló.

La explicación de Agudelo se afianza con otros apartados del informe, como los que muestran que la pandemia aumentó el desempleo, los problemas intrafamiliares y los índices de desigualdad, lo cual preocupa y desanima a los manizaleños.

“El sistema está un poco más preparado para detectar y atender patologías mentales, pero a largo plazo toda la sociedad debe pensar cómo mejora las prácticas de crianza, el acceso a la educación y el empleo, cómo mejorar las situaciones que son detonantes de las problemáticas que mencionamos”, dijo Agudelo.

Según el estudio, entre lo que más preocupa a los manizaleños está el acceso al empleo. Durante el 2020, Manizales alcanzó la tasa de desempleo más alta desde el 2008: 4,1 puntos por encima de la tasa nacional.

Como plan de mitigación para esta situación, se desarrolló un plan de reactivación económica con el que se espera emplear a 34.000 personas en los próximos tres años. Estos puestos de trabajo también pretenden combatir la tasa de informalidad que ronda el 40,5 por ciento y que, si bien es de los más bajos del país, vincula a unas 70 mil personas.

Pese a los hallazgos desalentadores, también hubo algunos más optimistas. Entre los temas que preocupaban a causa de la pandemia estaba la deserción escolar, pero esta bajó del 3,1 al 3 por ciento. Además, en términos de seguridad, en los últimos diez años Manizales disminuyó su tasa de homicidios en 24 puntos, mientras que la tasa de lesiones personales y todos los delitos contra el patrimonio bajaron en comparación con 2019.

23 agosto, 2021