#NosDestacanLosMedios: El reciclaje no es un tema de relleno

LAURA HENAO C. Y SANTIAGO ZAPATA Z.

LA PATRIA | MANIZALES

Cada manizaleño produce en promedio 877 gramos de basura al día. Esto representa la generación de casi 308 toneladas diarias de residuos sólidos en la ciudad (según cifras de Manizales Cómo Vamos). Apenas alrededor del 2% de esta cantidad se aprovecha para el reciclaje. En contraste, ciudades como Bogotá y Medellín reciclan el 20 y el 25% de la basura que producen.

El negocio, la basura

Alejandro Vallejo Arias es el director de Reciclados Industriales de Colombia. Señala que en Manizales hace falta cultura ambiental y del reciclaje: “Nos acostumbramos a no separar los residuos. Solo echamos la basura en la caneca para que la recojan y que la ciudad esté limpia. Esto dificulta el aprovechamiento del material”. Los recuperadores de oficio tienen beneficios por reciclar, pero sus condiciones de trabajo son precarias, ya que deben buscar el material dentro de la basura, que está mezclada y contaminada.

La estructura funcional del esquema de servicios públicos domiciliarios y la recolección de residuos sólidos es causante de este problema. Como lo dice Vallejo Arias, el negocio de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emas), es que exista la basura. “La entidad presta su servicio bien y al pie de la letra, pero no se preocupa realmente por lo ambiental”. El 98% de los residuos de Manizales se entierra en el relleno sanitario, lo que beneficia al municipio, pues Infimanizales es socio de Emas. “Esto implica que si a la empresa le va mal, la ciudad recibe menos recursos”, puntualiza.

Falta rentabilidad

El 1 de enero de este año entró en vigencia la resolución que unifica los colores de bolsa para el manejo de los residuos: negra, para la basura ordinaria; blanca, para lo aprovechable; y verde, para lo orgánico. En la mayoría del territorio nacional, incluida Manizales, no es común el uso de las verdes, pues hay pocos gestores de material de compostaje.

Respecto a los otros colores, el gerente técnico de Emas, Humberto Posada Cifuentes, expone que adelantan campañas de separación de los residuos para facilitar el reciclaje en la ciudad. Solicitan a la ciudadanía que utilice las bolsas blancas y tienen rutas selectivas para recolectarlas en los sectores donde es difícil que los recuperadores vayan. “Sin embargo, en los hogares no tienen el hábito de separarlos por colores y nosotros no podemos abrir las bolsas negras para revisar si tienen material reciclable”, añade.

El aprovechamiento de residuos disminuye la cantidad de basuras que llegan al Relleno Sanitario La Esmeralda. Esto aumenta su vida útil (proyectada hasta 2034) y fortalece el funcionamiento económico de Emas. “Aunque no podemos eliminar por completo los residuos que van al relleno, trabajamos para tener un modelo de negocio con más componentes ambientales que solo logísticos y de transporte. El problema es que debe ser sostenible y aún es necesario invertir muchos recursos para la tecnología que permita la valoración de materiales, pero su demanda no es alta”, comenta el gerente.

El icopor es de los materiales más difíciles de reciclar, por lo que se convierte en foco de contaminación. Su precio por kilogramo está alrededor de los $10 pesos.

Avance gradual

La Alcaldía de Manizales desarrolla programas de capacitación en instituciones educativas, empresas y conjuntos residenciales sobre la importancia del reciclaje. El secretario de Medio Ambiente de la ciudad, Juan Sebastián Ramos Velasco, expresa: “Tenemos contemplado implementar el 50% de lo establecido en el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS), en el cual hay actividades que apuntan a incrementar la cantidad de recursos que se aprovechan en el municipio. También avanzamos en planes ciudadanos de educación ambiental, para que poco a poco se construya una cultura del reciclaje en Manizales”.

Iniciativas

Aunque en la ciudad hay grupos de recuperadores de material, muy pocos están formalizados. Uno de ellos es el Movimiento No Es Basura, una asociación sin ánimo de lucro que busca generar conciencia en las personas a través de un modelo de educación innovador que fomente la cultura del reciclaje.

El Movimiento nació en enero de 2020. Se enfocó inicialmente en la vereda Buenavista (corregimiento Río Blanco), donde desde agosto de ese año abrió una ruta operativa semanal y hasta ahora ininterrumpida. Hace seis meses hizo un convenio con la Universidad Católica de Manizales y entró a trabajar en la zona urbana con 50 conjuntos residenciales, lo que equivale a alrededor de mil usuarios.

Su directora, la ingeniera ambiental Andrea Niño González, explica: “Lo que hacemos es visitar a la gente, concientizarlos sobre la importancia del reciclaje y enseñarles de forma innovadora cómo pueden contribuir al ambiente con acciones desde sus hogares. Ya las personas se habituaron a sacar cada domingo su bolsa blanca para que nosotros la recojamos. Sienten la necesidad de reciclar y poco a poco contagian esta sensación a sus conocidos”.

Actualmente, la asociación no cuenta con apoyo de las administraciones municipal ni departamental, porque el presupuesto destinado a la ruta diferencial de residuos de este año se asignó a Emas. No obstante, se aspira a que para 2022, gracias a la fuerza, repercusión y experiencia que han ganado en este tiempo, pueda constituirse como la entidad oficial prestadora de este servicio público en Manizales y Caldas.

Niño González asegura que el proceso de generación de cultura del reciclaje en Manizales es gradual pero factible. “Estos valores ya son intrínsecos, por ejemplo, en al menos 150 personas de Buenavista. Ahora tenemos mil usuarios, pero esperamos que con el apoyo gubernamental podamos impactar a cuatro mil mensualmente. Esto quiere decir que, más o menos, en cuatro años podríamos tener establecida una cultura total del reciclaje en la ciudad”, concluye.

La Alcaldía instaló módulos en los centros comerciales para disponer adecuadamente residuos especiales y peligrosos (como insecticidas, baterías, luminarias o medicamentos vencidos).

Precios de materiales reciclables (por kilogramo)

*Tetra pak: $50

*Vidrio: $50

*Cartón: de $250 a $500

*Papel: $800

*Plástico: entre $400 y $800

*Pasta (plástico rígido): $1.000

*Chatarra: $800

*Cobre: mínimo $6.000. Su valor aumenta dependiendo de la calidad del metal.

Foto|Tomada del Instagram @movimientonoesbasura|LA PATRIA

“Después de tres meses de reciclar, las personas adquieren una costumbre. En seis meses esto se vuelve un hábito. Cuando se cumple un año ya se convierte en cultura”, afirma Andrea Niño.

 

Conoce aquí la versión digital de la noticia

06 septiembre, 2021