#NosDestacanLosMedios: editorial de La Patria

El informe de la Red de Ciudades Cómo Vamos, revelado recientemente, ubica por segunda vez consecutiva a Manizales como la capital de Colombia que cuenta con las mejores condiciones para los universitarios, con un puntaje de 70,88. Para esta ocasión se tomaron datos hasta el 2019 de ciudades como Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Medellín, Montería, Pereira, Quibdó y Santa Marta. La capital antioqueña conserva el segundo lugar con 66,58. Un asunto clave y positivo es que para la medición reciente se hizo una actualización metodológica que da mayor fidelidad a los datos obtenidos.

Las variables que se miden en el Índice de la Red Cómo Vamos de Ciudades Universitarias de Colombia (ICU) son: calidad, ambiente universitario, costo de vida, calidad de vida y empleabilidad de los egresados, que se miden en una escala de 0 a 100. Como país hay mucho por hacer, ya que el promedio nacional es de solo 53,6, aunque ha mejorado con respecto al 2014, cuando era de 49,7. Hay que esperar los datos del 2020, tan crítico para todos, para ver si el informe del año entrante mantiene la mejora, lo que es poco probable si se tiene presente que hasta el 2019 ya había un retroceso significativo en empleabilidad, el cual pasó de 52,3 en el 2014 a 47,4 en el 2019 en el país.

En el caso de Manizales, en general, las calificaciones son positivas en todos los indicadores, pero el de empleabilidad sigue siendo bajo y se convierte en lastre para ir más lejos. Ahora bien, ese es un asunto crítico en todo el país. Un análisis hecho por el exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry, quien tomó cifras del Ministerio de Educación, el DANE, la OCDE, el Observatorio Laboral y el Área Andina, de 755 niños que ingresan al sistema educativo colombiano, al final solo 85 mil de los que logran entrar a la universidad y se gradúan consiguen un empleo. Es un problema estructural de Colombia que tiene una afectación seria en Manizales.

Además de la empleabilidad, la capital caldense también tiene mucho por mejorar en los costos de transporte, de vivienda y de alimentación, que afectan de manera directa a los estudiantes. Hay que reflexionar acerca de qué puede hacerse desde el sector público y privado para vencer estas dificultades y hacer cada vez más atractiva a Manizales para los universitarios. Además, si bien en general nos va bien entre las capitales colombianas, cuando nos medimos con el resto de ciudades del mundo, encontramos grandes deficiencias que debemos superar.

En calidad de la educación Bogotá y Medellín siguen al frente, mientras que las mejores calificaciones en ambiente universitario y calidad de vida son para la capital caldense, y son las que le permiten alcanzar el promedio más alto de la sumatoria de las cinco dimensiones. No obstante, en calidad falta mucho por hacer en Colombia, pese a que se ha mejorado mucho desde el 2014. La puntuación de 51,04 en el informe de este año evidencia que está todo por hacer. En este punto hay que reconocer el trabajo de Pereira, que avanza con mayor rapidez en el país. En el contexto nacional universidades como Los Andes pesan mucho en esto, y en nuestra región la Universidad de Caldas avanza bien, pero puede ir mejor, igual que las universidades privadas de Manizales.

En el caso de Manizales, en general, las calificaciones son positivas en todos los indicadores, pero el de empleabilidad sigue siendo bajo y se convierte en lastre para ir más lejos.

Fecha de publicación: 8 de junio del 2021

Conoce la versión digital de la noticia aquí

08 junio, 2021