#ColumnaCómoVamos: Región centro sur, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

OpiniónEl año pasado visitamos todos los municipios de la región centro sur de Caldas: Chinchiná, Palestina, Villamaría, Neira y, por supuesto, Manizales. Buscamos reconocer su calidad de vida, aquella que se expresa a partir del dato construido, de la voz de sus ciudadanos, de sus historias, de su idiosincrasia y de los resultados que, al igual que nosotros como capital, hemos alcanzado. El primer punto de acercamiento: el dato oficial sobre calidad de vida municipal.
Este reconocimiento no es nuevo para nosotros en Manizales Cómo Vamos, una parte de la información disponible sobre la capital caldense requiere ser entendida en conjunto con Villamaría. No obstante, el DANE recientemente generó una actualización metodológica que reconoce cifras del mercado laboral independiente de Villamaría, esta posibilidad precisa la información disponible para Manizales, pese a que el valor por defecto para Villamaría continúa sin ser representativo.
¿Sabía usted que la información sobre mercado laboral, es decir, desempleados, ocupados, participación, sólo está disponible en el país para grandes capitales y áreas metropolitanas a partir del DANE? Los municipios no capitales y no pertenecientes a áreas metropolitanas tienen ese reto, ¿Cómo dar cuenta de su propio mercado laboral? Alternativas: información disponible a través de las Cajas de Compensación Departamental y cierta información derivada de las bases de datos anónimas del SISBEN.
El punto de partida puede ser un dato, mas nunca será el punto de llegada. El dato construido sobre la región centro sur de Caldas genera más insumos para reconocer cómo avanza la vida en cada municipio. ¿Sabemos qué pasa en Chinchiná? ¿Quizás en Neira? ¿O nuestra mirada se centra en nuestro día a día y queda limitada a nuestros intereses inmediatos? Necesitamos ampliar nuestra mirada, seguir reconociendo que lo que hacemos impacta más allá de nuestros límites geográficos, superar la discusión que afirma que no es lo mismo residir en el territorio que verlo a partir de indicadores. Todo suma. Lo importante es cómo se articula aquello que se genera desde la multiplicidad de fuentes, miradas y perspectivas que se expresan en un territorio.
Recientemente visitamos nuevamente las plenarias de todos los Concejos municipales de la región centro sur, cumpliendo lo pactado el año pasado en el cual manifestábamos nuestro interés de empezar a consolidar información sobre calidad de vida para cada municipio. A hoy la información da cuenta de 2020, a finales de agosto tendremos datos de 2021. El debate generado fue útil, pues poner a disposición información para la discusión pública fortalece los aportes y puntos de vistas expresados. Esta información es útil para todos.
Regresaremos a los municipios para discutir de manera amplia y diversa la calidad de vida territorial. Es un ejercicio de construcción colectiva para pensar nuestro presente y futuro como región.
Conversamos también con la Unidad de Analítica de Datos de la Secretaría de Planeación Departamental de Caldas, buscando generar sinergias que permitan llevar aún más lejos, con mayor oportunidad y pertinencia los datos generados sobre la vida departamental.
Tenemos una responsabilidad: servir de insumo para toma de decisión, generar puentes que promuevan discusiones más allá de los límites políticos administrativos, conectar, debatir y servir de vehículo para articular discusiones.
Tenemos una misión: aportar con nuestra capacidad técnica en procesos de formación a nivel territorial que promueve el manejo de datos como herramienta fundamental para la toma de decisiones local. Hoy tenemos información sobre la región centro sur de Caldas. Necesitamos incluir más voces y percepciones en este propósito.
*
A diciembre 30 de 2020 estos son algunos datos relevantes de la región centro-sur de Caldas: el 60% de la población en Caldas reside en la región centro sur; la población más urbana está en Manizales (94%) y la más rural está en Palestina (67%), pese a que lo rural está concentrado en centros poblados; en términos general por cada mujer, hay un hombre; el mayor índice de envejecimiento lo tiene Manizales (116 mayores de 60 años por 100 menores de 15 años), el menor lo tiene Palestina (76); la tasa de natalidad en la región centro sur fue mayor que la tasa de mortalidad, excepto en Neira y Manizales; la tasa de fecundidad cayó entre 2010 y 2019 en toda la región, con mayor fuerza en Chinchiná y Palestina. Son sólo algunos datos, ¿De qué manera estos datos nutren nuestra discusión territorial?

Fecha de publicación: 3 de junio del 2022

Conoce la versión virtual de la columna aquí

 

 

Región centro sur, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

 

 

 Región centro sur, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

 

 

03 junio, 2022