#ColumnaCómoVamos: Por una ruralidad regional mejor, por nuestro líder de proyectos sociales, Santiago Urrea Yela

En Manizales Cómo Vamos estamos cocinando la cuarta versión del Premio Cívico que se ha venido realizando de manera bianual en la ciudad de Manizales desde 2015. Para esta edición pasamos de nombrar al premio “por una ciudad mejor” a “por una ruralidad regional mejor”. Este año salimos a buscar nuestros ingredientes a los municipios de la región centrosur del departamento de Caldas. Chinchiná, Neira, Manizales, Palestina y Villamaría son los escenarios en los cuales invitamos a cultivar en conjunto, diferentes iniciativas de trabajo comunitario, con un énfasis en el mejoramiento de la calidad de vida en las zonas rurales. Por ello, expusimos la versión del premio que estamos construyendo ante las plenarias de los Concejos de Villamaría, Chinchiná, Palestina y Neira y ante los alcaldes de Villamaría, Chinchiná y Neira.
Los datos nos permiten medir una realidad, saber cómo está; nos permiten dar cuenta de los retos que afronta la ciudad en términos de las acciones que se podrían realizar y/o priorizar a partir de la medición que dan los indicadores en las diferentes dimensiones. Sin embargo, con el premio cívico queremos seguir trabajando en el proceso del mejoramiento de la calidad de vida y por eso decidimos enfocarnos en las comunidades que han sido difíciles de leer en términos de datos, ya que estos no están actualizados; por lo tanto, si queremos ver los datos de la ruralidad debemos ir a los datos que resultan del Censo más reciente realizado por el DANE.
Por ejemplo, el índice de pobreza multidimensional calculado por el DANE para Manizales en 2018 afirmaba que en aquel año la tasa de analfabetismo era de 5,8% de manera general en la ciudad, mientras que en lo urbano era del 5,2% y en lo rural era de 15,5%. Sin embargo, cuando vemos las cifras del último trimestre del 2020 de la Gran Encuesta Integrada de Hogares del DANE (GEIH) tenemos que el porcentaje del analfabetismo en Manizales era del 6,3%.
Con lo anterior podemos afirmar que entre la zona rural y urbana hay una distancia con respecto al analfabetismo. Sin embargo, cuando vemos los datos de la GEIH del último trimestre del 2020, es difícil saber las diferencias en las zona rural y urbana de Manizales y las implicaciones prácticas que tienen estos datos en referencia el diseño de las políticas públicas y la planeación del territorio, dado que la escala del dato está sin desagregar. Por esta razón creemos que el premio cívico es una oportunidad de acercarnos, a través del trabajo social y comunitario de las organizaciones sociales, a la población rural de los municipios y sus problemáticas particulares con el fin de potenciar el trabajo que han venido haciendo en pro del mejoramiento de la calidad de vida.
Por eso queremos invitar a las diferentes organizaciones sociales y comunitarias, y a la ciudadanía para que cocinemos juntos una mejor calidad de vida para la región centrosur del departamento de Caldas. Nosotros tenemos todos nuestros ingredientes dispuestos a aportar en sus respectivas iniciativas y a acompañarlos en este proceso que está a punto de empezar y pronto compartiremos los aliados que harán posible esta nueva edición del premio cívico; pues este ejercicio será posible gracias al apoyo de diferentes organizaciones del orden local y regional. Es por eso que, finalmente, invitamos a que estén atentos a nuestra página web www. manizalescomovamos.org y a nuestras redes sociales. Allí estaremos publicando información acerca de las convocatorias y de nuestra presencia en los diferentes municipios de la región centrosur.

Fecha de publicación: 18 de junio del 2021

Conoce la versión digital de la columna aquí

18 junio, 2021