#ColumnaCómoVamos: Pensando la gestión de residuos, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

En compañía del comité de comunicaciones y el equipo base de Manizales Cómo Vamos, tuve la oportunidad de recorrer el Parque Tecnológico Ambiental La Esmeralda, experiencia fundamental para conocer de cerca más sobre la gestión y el manejo de residuos en nuestra ciudad. Fue muy satisfactorio escuchar que la vida útil del Parque está proyectada a 2034 si la cantidad de residuos generados y aprovechados se mantiene relativamente estable año tras año. 460 es el promedio de toneladas diarias generadas en Manizales, a las cuales hay que sumarle las demás toneladas generadas en los otros 22 municipios que vierten sus residuos en la ciudad.
Estar allí es reconocer que lo que hacemos y logramos como ciudad es consecuencia de un sinnúmero de acciones y decisiones que hemos tomado, lo que logramos hoy no es sólo producto del presente, tampoco únicamente del pasado reciente, en la mayoría de los casos es resultado de esfuerzos ciudadanos que nos anteceden. Recuerdo hace un par de años cuando mi hijo me mostraba en sus cuadernos cómo en el colegio les estaban enseñando a darle un mejor uso a sus juguetes, a los residuos que generábamos en casa, a ser guardianes del medio ambiente. Todo lo que hacemos, por lo general, invisible, subrepticio, silencioso, anunciado, público, privado, comunitario, individual, potencia lo que logramos. El llamado a lo público, una mayor conciencia sobre el medio ambiente y la necesidad de pensar de manera sostenible afecta nuestro discurrir cotidiano.
Según la Encuesta de Percepción Ciudadana de Manizales Cómo Vamos más reciente de diciembre de 2020, el 68% de los manizaleños estaban satisfechos con la gestión y el manejo de los residuos en la ciudad, dato relevante para entender que en términos de medio ambiente, la satisfacción general de los manizaleños es positiva, aún más cuando reconocemos que el 70% están satisfechos con la calidad del aire municipal; la satisfacción con la calidad del agua, quebradas, ríos y humedales (65%) y, en menor proporción, la satisfacción con el nivel del ruido de la ciudad era del 58%.
877 gramos de residuos sólidos fueron producidos diariamente por habitante en Manizales en 2020; del total de toneladas de residuos sólidos generados en la ciudad, fueron aprovechadas 4.789 toneladas equivalentes a un 3,3% del total generados. Este porcentaje de aprovechamiento llama la atención: si bien es cierto que en Manizales durante los últimos 5 años el porcentaje de aprovechamiento ha tendido al alza, pasamos de un 0,6% en 2016 a un 3,3% en 2020, es decir, logramos multiplicar por 5,5 nuestro aprovechamiento, el valor alcanzado sigue siendo bajo y lejano para la expectativa ODS nacional a ser alcanzada en 2030 en un 17,9%.
Por tanto, cabe preguntarnos, ¿Es suficiente lo que estamos haciendo? ¿Cuáles son las razones por las cuales nuestra capacidad de aprovechamiento está tan distante del ideal a ser alcanzado en 2030? ¿Qué hemos hecho que ha salido bien para haber logrado multiplicar por 5 nuestra capacidad de aprovechamiento? ¿Es la gestión de residuos un tema de interés público? ¿Cuáles procesos educativos estamos realizando en la ciudad? ¿Estamos generando procesos de enseñanza y aprendizaje en nuestras instituciones educativas para que haya una mayor comprensión de lo que significa la gestión de residuos sólidos y la necesidad de su aprovechamiento?
Estas y otras preguntas requieren respuestas para entender lo que hacemos, lo que estamos logrando y lo que necesitamos alcanzar. Proyectarnos a futuro nos obligar a tomar decisiones.

Fecha de publicación: 8 de octubre del 2021

Conoce la versión virtual de la columna aquí

08 octubre, 2021