#ColumnaCómoVamos: Más atención a la salud, por nuestro practicante de la Línea Técnica, Gabriel Alfonso Mogollón Rojas

Durante el 2020 experimentamos un cambio, la pandemia de la covid-19 sumada al confinamiento como medida para disminuir el riesgo, empezaba a crear temor en la mente de muchos, que esperaban que las muertes y los nacimientos aumentaran como no sucedía desde hace bastante tiempo.
Un virus nos obligó a renovar nuestras acciones diarias ante el peligro de sus posibles consecuencias; miedo, preocupación e incertidumbre es lo que muchos llegamos a contemplar. Para el 2019, Manizales presentó 2.606 muertes (excluyendo las defunciones fetales), durante el 2020 se aumentó a 2.980 y para 2021, se alcanzaron las 3.534 defunciones, 36% más que 2 años atrás.
La principal causa de muerte entre la población de Manizales durante el 2019 fueron enfermedades isquémicas del corazón, con 418 casos, seguida de enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (Asma, EPOC, rinitis alérgica, hipertensión pulmonar, entre otros), con 241 casos, y en tercer lugar las enfermedades cerebrovasculares, con 163 casos.
Para el 2020, cuando se creía que las principales causas de muerte serían enfermedades del sistema respiratorio, la realidad fue que nuevamente la principal causa de muerte fue ocasionada por las enfermedades isquémicas del corazón, con 462 casos; en segundo lugar, se ubicaron las enfermedades infecciosas y parasitarias con 422, y en tercer lugar las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores, disminuyendo en comparación con el año anterior, a 165 casos.
Las enfermedades infecciosas y parasitarias pasaron a ubicarse en el primer lugar durante el 2021 con 747 casos, enfermedades isquémicas del corazón segundo con 516 casos, y las enfermedades cerebrovasculares se ubicaron terceras con 182 casos.
Este aumento en el grupo de las enfermedades infecciosas y parasitarias (109, en código del Dane) en donde se encuentran enfermedades como tularemia, leptospirosis, listeriosis, tracoma, tifus, leishmaniasis, enfermedad de Lyme e infecciones de transmisión sexual como la sífilis, blenorrea, chancro, entre otras, nos obliga a preguntar sobre las políticas de salud pública definidas para la contención de la covid-19, mientras otros aspectos de la vida cotidiana continuaban. Diversos tratamientos e intervenciones médicas debieron ser pausadas para generar una concentración en las demandas del momento, cuando se tomaron las decisiones necesarias para aquella coyuntura, sin embargo, se pudieron incentivar otro tipo de problemáticas, específicamente: las enfermedades infecciosas y parasitarias. Para los años 2020 y 2021, estos casos se presentaron mayoritariamente en la población entre 65 y 84 años, población que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) consideraba en mayor riesgo frente a la covid-19, un grupo poblacional que representa el 12% de los habitantes de Manizales.
Siendo así, es importante analizar para la ciudad el rumbo al que apunta la mortalidad evitable, el cual nos permite construir un gran indicador de calidad de vida territorial. No podemos demeritar en lo absoluto los esfuerzos realizados para contener la covid-19, fueron necesidades del momento que debían ser completamente abarcadas y que impusieron retos sobre la población, no obstante, a dos años del confinamiento estricto, los números nos presentan un nuevo panorama de atención, un nuevo centro de análisis y cuidados en los cuales hay que empezar a transitar en pro de disminuir, mediante mecanismos de prevención, la principal causa de muerte, que ha ocupado el 21% del total de fallecimientos.
¿Qué deberíamos hacer? ¿Qué puede explicar que estas causas de fallecimiento estén entre las principales de la ciudad? ¿Quizá estas muertes se hubieran podido evitar con adicionales medidas de prevención? ¿Cómo podríamos empezar a protegernos frente a estas causas principales? Es necesario seguir mejorando nuestra capacidad de vigilancia en salud pública, identificando zonas con vulnerabilidades evidentes, que permitan fortalecer los planes de acción que incidan en la mejora de la calidad de vida de nuestra población.

Fecha de publicación: 22 de abril del 2022

 

Conoce la versión virtual de la columna aquí

 

 

 

Más atención a la salud, por nuestro practicante de la Línea Técnica, Gabriel Alfonso Mogollón Rojas

 

 

22 abril, 2022