#ColumnaCómoVamos: Más allá de la ciudad, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

Un territorio se construye a partir de los actores que lo constituyen, incluso a pesar de ellos. Un territorio reconoce las condiciones físicas, sociales, económicas y políticas que se expresan constantemente en sus relaciones. Pensar, imaginar, soñar la región centro-sur de Caldas ha sido el esfuerzo colectivo de un sinnúmero de personas, instituciones y organizaciones que, pese a los límites político-administrativos existentes, buscan generar un desarrollo regional que supere sus propios límites.
La relación de la capital con sus municipios vecinos y a su vez entre ellos mismos, es condición necesaria para fomentar cada vez más niveles de desarrollo que beneficien al territorio en su generalidad. ¿Tiene sentido un desarrollo local que no impulse el desarrollo de otros? La relación con otros es necesaria, aún más cuando se trata de vecinos con los cuales hay una historia, una idiosincrasia y un presente muy similar.
La región centro-sur de Caldas concentra el 60% de la población de nuestro departamento según proyecciones del DANE para el año 2021. Cada municipio cuenta con características demográficas diversas, por ejemplo, si tomamos como referencia el índice de envejecimiento podríamos afirmar que Manizales, además de ser la ciudad capital de Colombia con mayor número de adultos mayores por cada 100 menores de 15 años (80,8), la relación en los demás municipios de la región es un poco menor que la capital caldense Chinchiná (66,7), Neira (63,5), Villamaría (54,7) y Palestina (52,19). Una problemática de salud mental que necesitamos seguir haciendo visible: el suicidio. Si bien Manizales sobresale por el número de suicidios logrados, la expresión de esta problemática a manera de tasa expresa otra realidad: Neira (9,5) y Chinchiná (7,7) con tasas superiores a la experimentada en Manizales (7,2) y en los municipios vecinos de Palestina (6,4) y Villamaría (5,9).
Cada municipio con su respectiva vocación, con su propio gentilicio, con sus propias aspiraciones, dinamizan una región que se construye gracias y a pesar del esfuerzo colectivo, de las disposiciones propias, de las designaciones nacionales, entre otros. La existencia de la Asociación de municipios de la subregión centro-sur de Caldas es evidencia que el trabajo articulado potencia acciones locales. La consulta sobre la posible conformación del área metropolitana centro-sur de Caldas está siendo discutida. Trabajar con otros, desde el respeto y de la identificación de horizontes comunes, es un propósito que debe animarnos. Una señal de grandeza: identificar lo propio, reconocer lo cercano y lejano y, sobre todo, construir de manera conjunta acciones que incidan en nuestro bienestar colectivo.
Nuestra mirada como programa Manizales Cómo Vamos está puesta en la calidad de vida local. No obstante, conscientes de nuestra historia, de nuestra misión y de nuestro horizonte de sentido, hoy nos encontramos explorando y creando condiciones para que nuestro ejercicio abarque inicialmente la región centro-sur de Caldas. Escribo inicialmente porque el horizonte a largo plazo es el departamento de Caldas. Contar con mejor información sobre la calidad de vida de nuestros territorios es un insumo fundamental para la toma de decisiones, para saber qué tan acertadas son las decisiones y políticas que estamos implementando, para cuestionar si el rumbo asumido debe mantenerse o deben provocarse giros que irradien en una mejora más significativa de la calidad de vida territorial.
En los meses de mayo y junio pasados visitamos las autoridades municipales (Alcaldías, Concejos municipales, Asamblea Departamental) compartiendo nuestro interés, lo que somos, lo que hacemos y el propósito de contribuir con el seguimiento a la calidad de vida municipal y regional que permita alimentar el debate público, institucional y social que necesitamos constantemente actualizar para beneficio de nuestra ya mencionada calidad de vida regional.
Palestina, Villamaría, Neira, Manizales y Chinchiná (municipio del cual soy oriundo), conforman la región centro-sur de Caldas a la cual buscaremos llegar con nuestro ejercicio.

*
¡Felicitaciones al Diario La Patria en sus 100 años de existencia! Su historia lejana, la reciente y la actual, son prueba fehaciente de la necesidad de construir territorio a partir de la información, de la discusión, desde el cuestionamiento y desde la reflexión. ¡Gracias a La Patria por permitirnos crecer cada vez más como programa que contribuye a la comprensión y mejora de la calidad de vida local, próximamente regional!

 

Fecha de publicación: 2 de julio de 2021

Conoce la versión digital de la columna aquí

02 julio, 2021