#ColumnaCómoVamos: Índice de Ciudades Universitarias, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

El Índice de Ciudades Universitarias -ICU- es una herramienta que permite analizar y evaluar las condiciones de bienestar que ofrecen las ciudades colombianas a los estudiantes universitarios, es una medición de la calidad de vida con enfoque poblacional, es un análisis multidimensional de la educación superior y de la calidad de vida, es una herramienta que busca incidir en la agenda pública de las ciudades participantes en la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos -RCCV-.
El primer índice fue construido en 2014, actualizado estructuralmente en 2018 (ICU 2.0). Ejercicio colectivo liderado por la Fundación Luker, la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos y el programa Manizales Cómo Vamos. El ICU presentado nacionalmente ayer comprende datos entre 2014 y 2019 para las 14 ciudades que hacen parte de la RCCV. Por primera vez se incluyeron datos sobre Montería. El ICU comprende 5 dimensiones consideradas clave para que una ciudad sea considera como ciudad universitaria: calidad de la educación superior, ambiente universitario, costo de vida, calidad de vida y empleabilidad de los egresados. Cada dimensión en particular cuenta con diferentes variables que permiten construir su cálculo.
Los resultados que arroja el índice son de interés para el país. El promedio nacional se ha mantenido relativamente estable entre 2014 y 2019, con un puntaje que ha oscilado entre el 49,7 y el 54,6. Si bien hubo un ligero retroceso entre 2016 y 2018, nuevamente en 2019 subió al puntaje 53,6. Se reconoce una importante mejoría en las dimensiones de la calidad de la educación superior y en calidad de vida, no obstante, el componente de empleabilidad para los egresados es el que mayor retroceso tuvo: pasó de un puntaje promedio general de 52,3 en 2014 a 47,4 en 2019. En 2019 la brecha entre la mejor y la peor ciudad se redujo a su menor nivel desde 2015: una reducción de 35 puntos porcentuales. Bogotá y Medellín lideran el componente de la calidad de la educación superior y de la empleabilidad de los egresados, mientras que Manizales lidera los componentes de ambiente universitario y de calidad de vida.
Manizales y Medellín lideran el índice al ser las que ostentan las mejores condiciones para los estudiantes universitarios. Existe también un grupo de ciudades que están mejorando con bastante fuerza sus condiciones para favorecer el ambiente universitario, entre ellas la ciudad hermana de Pereira, quien se ubica como la 3ª ciudad en el ICU y una de las con mayor crecimiento entre 2014 y 2019. Hay un llamado para Armenia que experimentó retrocesos en varias de las dimensiones del índice al igual que Santa Marta.
Manizales ocupó la primera posición en el índice a nivel general y particularmente en calidad de vida y de ambiente universitario. Una 3ª posición en la calidad de la educación superior, una 6ª posición en costo de vida y finalmente una 8ª posición en la dimensión sobre empleabilidad para los egresados.
El foro realizado a partir de la socialización nacional realizada del ICU generó reflexiones relevantes que quisiéramos compartir: 1) La necesidad de entender los territorios desde sus propias capacidades; 2) La educación superior como uno de los motores fundamentales de desarrollo y empleo en una ciudad; 3) Una manera oportuna para mejorar como ciudades universitarias es compartir lecciones aprendidas entre ciudades vecinas, siendo esto un propósito consciente que permita un diálogo más frecuente y profundo que podría devenir en mayor valor agregado para las regiones; 4) La necesidad del dato, sobre todo comparable, para entender las dinámicas propias y ajenas. Este compartir implica también reconocer las condiciones técnicas y financieras existentes en los territorios para hacer trasladables las buenas prácticas identificadas. Frente a la coyuntura actual, un llamado de los panelistas a reconocer las trayectorias educativas en las cuales sea posible identificar el tránsito entre la educación básica y media y la educación superior; construir políticas públicas que sitúen lo educativo como motor de desarrollo de las regiones y, finalmente, buscar alternativas y provocar mayor confianza para que junto a los jóvenes pueda construirse ese mejor país anhelado socialmente.
Cada posición alcanzada es en sí misma un reconocimiento al camino recorrido como ciudades y un llamado para entender los desafíos que continúan estando presentes para avanzar como ciudades universitarias en el país.
El Índice se encuentra disponible en
www.manizalescomovamos.org y www.redcomovamos.org

Fecha de publicación: 4 de mayo del 2021

Conoce la versión digital de la columna aquí

04 junio, 2021