#OpiniónCómoVamos: Ninguna muerte por el tránsito es aceptable

253 familias en Manizales han perdido a algún ser querido en los últimos cinco años por causa de los mal llamados accidentes de tránsito, según las cifras reportadas por Medicina Legal. Cada año la historia se repite, pues Manizales lleva al menos una década con la misma cifra de muertos por esta causa cada año.
Decimos “mal llamados accidentes” porque si los nombramos así, los vemos como un riesgo normal al que estamos expuestos, que no tenemos control de ellos, que no son prevenibles. Pero esas 253 muertes, sin ninguna excepción, eran evitables. Asumir el “accidente” como una externalidad de nuestro modo de vida no ayuda a que este fenómeno que nos está costando vidas humanas deje de ser paisaje.
De acuerdo con el DANE, en Manizales los siniestros de tránsito (expresión más adecuada) son la segunda causa de muerte en las personas menores de 45 años, después de los homicidios. Y también son la principal causa de muerte en menores de 14 años. Manizales tiene una tasa de mortalidad por siniestros de tránsito de 14 muertes por cada 100 mil habitantes que, además, duplica las tasas de ciudades como Bogotá, Cartagena y Barranquilla.
Preocupa también que los usuarios más vulnerables de la vía y quienes deberían ser objeto de mayor protección son los que están poniendo la cuota más alta. 23 de los fallecidos en siniestros de tránsito en 2017 fueron peatones atropellados, 2 más que en 2016. Con respecto a otras ciudades, Manizales fue la sexta ciudad más peligrosa para los peatones. Las tres ciudades del Eje Cafetero encabezan las listas de peatones atropellados.
Usualmente al hablar de las causas de los siniestros de tránsito se habla del “error humano”. La causa suele asociarse a imprudencia de peatones, conductores o ciclistas. Para reducir la imprudencia se solían concentrar las intervenciones en campañas educativas. Ahora sabemos que las campañas son útiles, pero que no son suficientes y que se necesitan intervenciones más completas.
Desde hace dos décadas una nueva aproximación empezó a trabajarse: Visión Cero. Este enfoque cambia la forma en la que los planeadores y ciudadanos entendemos tránsito pues el objetivo principal deja de ser mover más rápido a más personas, el nuevo objetivo es ante todo proteger la vida.
La estrategia parte de comprender que todos los seres humanos somos susceptibles a cometer errores y de reconocer que la responsabilidad de un siniestro de tránsito es compartida por la sociedad y el Estado, no solamente recae en la víctima.
Visión Cero actualmente es aplicada no solo en países desarrollados, sino que recientemente ciudades como Bogotá empezaron a ejecutarla, con buenos y rápidos resultados.
Implementar Visión Cero requiere una intervención integral. No solamente se hacen campañas de prevención, sino que se cambia y ajusta el diseño de las vías, porque se reconoce que los seres humanos la embarramos y que el diseño de la vía, debería tener en cuenta este error.
Acá viene un punto importante para nuestra ciudad. Si queremos reducir la siniestralidad de peatones, la acción más efectiva es disminuir y controlar los límites de velocidad. El 85% de los peatones atropellados a 50 km/h mueren. Esta probabilidad baja a 15% a 30 km/h.
Para lograrlo no es suficiente con poner señales. Es necesario intervenir la infraestructura y ejercer mayor control. Cebras señalizadas, carriles menos anchos, reductores de velocidad, pasos peatonales a nivel del andén, refugios peatonales y semáforos.
Manizales ha venido avanzando y ya se han hecho algunas intervenciones en la infraestructura, pero los resultados muestran que no ha sido suficiente. Tal vez porque necesitamos mayor control.
Finalmente, la responsabilidad es de nosotros, de la sociedad. Nuestra tarea es entender que somos corresponsables de la seguridad de los demás actores, especialmente de los peatones, que son los más vulnerables.
Sí, nuestra responsabilidad como ciudadanos es esencialmente proteger también a los demás. Por eso, la próxima vez que observe a un adulto mayor, a un niño o a cualquier persona tratando de pasar una calle, piense que garantizar su seguridad es también tarea suya.

Natalia Escobar Santander

Directora Manizales Cómo Vamos

15 mayo, 2018