#ColumnaCómoVamos: Percepción y dato desagregado, por nuestro director, Daniel Hurtado Cano

Hace poco escuchaba al Secretario de TIC y Competitividad de Manizales, Juan Felipe Jaramillo Salazar, en una de sus intervenciones ante el Concejo municipal. Si bien su relato estaba enfocado en responder inquietudes sobre la reactivación económica, hubo dos aspectos que me llamaron la atención: la percepción de la calle y de la necesidad del dato segmentando. El Secretario afirmaba que la percepción de la calle era fundamental para conocer lo que está sucediendo en la ciudad. Y, aún más, esa percepción podría ser entendida con mayor fuerza si se tenía también presente lo que el dato duro segmentado -o desagregado- podría expresar sobre esa percepción. Dos afirmaciones interesantes para ser analizadas.
La “percepción de la calle”. Soportada en experiencia directa, en rumores, en lo que se escucha o lo que se comenta, aquellos con los que se convive, desde los criterios en los que se lee lo que sucede, lo que se expresa como tendencia en redes, lo que se silencia, lo que tampoco se expresa. Es ese sabor, ese gusto, ese olor, ese color y esos sonidos que se asumen como reales. La percepción puede anteceder al dato duro, arroparlo, en ocasiones tergiversarlo, muchas veces profundizarlo. Cuando la percepción se generaliza en demasía se convierte en equivocación. La percepción necesita siempre matizarse. Una de las fortalezas de la encuesta de percepción ciudadana de los “cómo vamos” está precisamente en reconocerles, desde un punto de vista probabilístico.
La percepción es fundamental. No es suficiente. Necesita datos, relatos, vida y teoría para ser comprendida.
El “dato general”, objetivo, soportado en esa correspondencia entre el número y el hecho que se enuncia, que se describe, es necesario para expresar lo que un fenómeno tiene para ser reconocido. El dato también puede expresar cualidad. No necesariamente como relato, sino como caracterización del fenómeno que se describe. El dato general cuando se desagrega visibiliza otros aspectos del fenómeno que se estudia. Comparto el planteamiento del Secretario. Un dato segmentado permite nuevos análisis, facilita comprender otras aristas de los fenómenos. El dato segmentado necesita estar disponible para todos. Así, cada uno, en función de sus intereses, de sus propósitos, puede analizar la información que considera útil.
Si desagregamos el dato y la percepción, entenderíamos otros aspectos de la calidad de vida en la ciudad que vivimos. La deserción escolar general en Manizales ha tendido a la baja en años recientes (1,54%), cuando se desagrega: la tasa más alta estuvo en secundaria (2,3%), particularmente en el grado sexto (3,2%) en el 2019. El espacio público por habitante en Manizales fue 7,5 m2, promedio cercano al estándar de la OMS (10 m2); cuando se segmenta este valor por comuna se evidencian grandes contrastes: la comuna Ecoturística Cerro de Oro con un 29,85 m2 y una comuna San José con 0,28%, el reto es lograr un incremento general. Y una mayor desconcentración del espacio público en el ámbito territorial. El suicidio disminuyó según datos preliminares de 2020 del INMLCF: afectó con mayor fuerza a los hombres que a las mujeres en nuestra ciudad: el 84% fueron hombres. En 2020 el desempleo general en Manizales A.M. fue del 20,1%, afectó durante el 2020 con mayor fuerza a las mujeres (25,21%) que a los hombres (14,25%).
El dato desagregado desnuda aún más el fenómeno, le reconoce en sus profundidades, a través de sus pliegues. O, quizás sea más simple decir, precisa el fenómeno que quiere ser estudiado.
Bienvenida esa postura Secretario, necesitamos cada vez percepciones más profundas, datos más desagregados. Así, con teoría y contexto, una mayor comprensión de la calidad de vida municipal para una mejor toma de decisiones.
Pd: el miércoles 24 de marzo a partir de las 9:00 a.m. presentaremos a la ciudad los resultados de la tercera fase de la encuesta virtual mi Voz mi Ciudad a partir de la cual podremos conocer percepciones sobre calidad de vida en tiempos de pandemia (mes de febrero).

Fecha de publicación: 12 de marzo del 2021

Conoce la versión digital de la columna aquí

12 marzo, 2021